jueves, 28 de marzo de 2013

Sueño y Mentira de Franco, el cómic político más satírico

«La guerra de España es la batalla presentada por la reacción contra el pueblo, contra la libertad. Toda mi vida como artista no ha sido otra cosa más que una lucha continua contra la reacción y la muerte del arte. ¿Cómo podría pensar nadie ni siquiera por un momento que yo pudiera estar de acuerdo con la reacción y la muerte?... En el mural en el que estoy trabajando y al que llamaré Guernica, y en todas mis obras recientes, expreso con claridad mi aborrecimiento hacia la casta militar que ha sumido a España en un océano de dolor y de muerte». Palabras de Picasso expresadas con motivo de una exposición de carteles sobre la guerra civil española, celebrada en mayo y junio de 1937 en Nueva York.
Con estas palabras el artista manifiesta su controvertido compromiso político que reflejó en obras como Sueño y mentira de Franco, sátira contra el Golpe de Estado de julio del 36 y caricatura irónica del “Generalísimo”.

Entre el 8 y el 9 de mayo Pablo Picasso emprenderá así esta obra, realizando 12 de las 18 viñetas que conformarán dos planchas o estampas, en un primer momento pensadas como tarjetas postales individuales para el beneficio del Fondo de Ayuda a España Republicana, y cuya realización será retomada posteriormente por el artista.

Las evocaciones que sugieren los grabados son numerosas, desde el espíritu de Goya, siempre presente. esta vez en el El sueño de la razón produce monstruos, hasta su título original, Songe et Mensonge de Franco, perdiendo el juego de palabras al castellano, que nos remite a Calderón de la Barca y sus La vida es sueño o En esta vida todo es verdad y todo es mentira. Mas lo que destaca sobremanera en esta obra, y se aleja así de El Guernica, es el realismo figurativo y la claridad del mensaje en un formato muy revelador y cercano al del cómic: el general insurrecto debe ser ridiculizado y su acción caracterizada como inhumana y cruel.

La primera plancha, mucho más caricaturesca, presenta a un bufo Caudillo caracterizado por el servilismo a la Iglesia, al capitalismo y a la España más conservadora y trasnochada, realizando asimismo una denuncia de la destrucción del patrimonio artístico nacional.

Pablo Picasso, Sueno y mentira de Franco, 1937. Aguafuerte y aguatinta al azucar con raspado, 38,9 x 57.1 cm.
Las imágenes, al ser stampadas, aparecen invertidas en visión espejo.
Si realizamos un breve recorrido por las viñetas nos encontramos con una primera escena en la que aparece el Caudillo como un caballero cristiano, en una parodia de los héroes legendarios españoles El Cid o Don Quijote, dando estocadas a su propio caballo. En la segunda escena, el general con un enorme falo erecto hace pruebas en la cuerda floja, caracterizando su machismo y sus alardes de combatiente, mientras que en la tercera, Franco trata de destruir con un pico un busto de mujer, caracterizando al insurrecto de amenaza para la cultura. La cuarta muestra a Franco vestido de mujer, simbolizando la cobardía. mientras que en el quinto cuadro es atacado por un toro, símbolo quizás de la derrota del fascismo. En el sexto cuadro, el Caudillo ora ante el tabernáculo del Capital, rodeado de una alambrada de púas. La séptima escena, una parodia de la Creación bíblica del mundo, muestra al general rodeado de insectos, descansando después de acabada su obra, mientras que en la octava escena galopa hacia el sol montado en un Pegaso. Franco atraviesa con el asta de su bandera a la encarnación del arte poético, al Arte, recordando quizá el doloroso bombardeo de Madrid y del Museo del Prado. En la novena escena, el Caudillo cabalga montado en cerdo hacia el sol,simbolizando su ocaso y la salvación de España. 

Pablo Picasso, Sueno y mentira de Franco, 1937. Aguafuerte y aguatinta al azucar con raspado, 38,9 x 57.1 cm.
Las imágenes, al ser stampadas, aparecen invertidas en visión espejo
La segunda plancha, terminada en junio del mismo, muestra una gran influencia de las dramáticas figuras del gran mural que Picasso estaba realizando, marcadas por el bombardeo y la tragedia de la guerra.
En la décima escena, el Pegaso es aniquilado por Franco. Las representaciones número once y doce muestran las consecuencias de sus fechorías: el cadáver de una mujer y un caballo muerto, que cobija al jinete caído en la curva de su pescuezo. En la décima tercera escena, el toro se presenta como adversario del Caudillo, a quien derrota en el cuadro siguiente, relacionado frecuentemente con el pueblo español. Las últimas cuatro escenas, aportadas posteriormente, transcriben figuras del repertorio de Guernica y representan los sufrimientos padecidos por las víctimas.

Cabe destacar asimismo que las planchas iban acompañadas de un poema manuscrito probablemente redactado entre el 15 y el 18 de junio, de aparente escritura automática, y en el que se dan cita prácticamente todas las características habituales de la primera poesía picassiana: el dinamismo, provocado por los gerundios o la ausencia de signos de puntuación (aparecen sólo de vez en cuando algunos guiones); la gastronomía, con el uso de prolijos términos culinarios, el españolismo, algunos elementos relacionados con el oficio de artista y, sobre todo, los chispazos de lujuria y de crueldad. A esto se podría sumar la exis- tencia en el texto de un particular y abundante bestiario, alguna referencia ridiculizante a la Iglesia y la Curia y alusiones a elementos gráficos propios de la obra: a las figuras yacentes, al caballo destripado, y referencias directas al sol o a las banderas, y una particular colección de gritos que entronca perfectamente con las últimas imágenes de la serie.

Reproducción facsímil del poema Fandangode lechuzas incluido en la carpeta con los grabados Sueño y Mentira de Franco ,1937,
 56,6 x 76,8 cm Colección Fundación Picasso-Museo Casa natal, Ayuntamiento de Málaga

De acuerdo con Christian Zervoz, en Songe et Mensonge de Franco Picasso ha descrito la crueldad, la estupidez y la incongruencia de un ser que su ridiculez nadie podrá olvidar nunca. Ninguna fórmula será capaz jamás de liberar a ese general-fantasma del círculo mágico en el que el artista español lo ha encerrado.

Y tras esta breve aproximación a la excepcional obra picassiana de altísimo contenido político, os remitimos a la página web de la pasada exposición Viñetas en el frente realizada en el Museu Picasso de Barcelona donde, además de realizarse un detallado análisis de las estampas, se relaciona la obra con la actividad productiva en el momento de la contienda, incluyendo relaciones con caricaturistas como Bagaría a grafistas tan renovadores como Renau y Amster, pasando por la referencia indiscutible de Grosz y Heartfield o el propio Goya, del que la República editó un tiraje de Los Desastres de la Guerra también en el año 1937.


http://cultura.elpais.com/cultura/2011/03/17/album/1300316402_910215.html#1300316402_910215_0000000001

Para más información:

Véanse los ensayos y las ilustraciones de VVAA., Vinyetes al front, Barcelona, Museu Picasso, 2011.

CHIPP. H., El Guernica de Picasso. Historia, transformaciones, significado, Barcelona, Polígrafa, 1991

1 comentario: